Limpiada con agua fuerte y con las paredes pintadas: así estaba la casa de Dana