Dos belugas que vivían cautivas en un acuario de China han sido trasladadas a un santuario en Islandia