El otro héroe de los atentados de Londres: un hombre arrebató el cuchillo al terrorista