La Tierra nunca había sufrido un calentamiento tan global en 2000 años