La sostenibilidad, el principal reto al que se enfrenta el sector lácteo: es posible crecer cuidando el medio ambiente