Esfuerzo y sacrificio forman parte del día a día de la ganadería de nuestro país: el teléfono lácteo sigue respondiendo