Las buenas prácticas se imponen en el cuidado de vacas, ovejas y cabras