Iker Jiménez: “En el Cristo del Otero sentí un escalofrío por su historia”