El equipo de 'Cuarto Milenio' demuestra que los santuarios templarios de España desprenden una energía inexplicable