La maldición de la playa de Erese, en Canarias: presencias, sombras y extrañas apariciones