La maldición que acabó con Herodes: Gangrena y genitales de los que supuraban gusanos