Un vigilante de seguridad de Madrid, alertado por unas luces en el cielo