Los ‘Filiichristi’ se enterraban vivos en rituales de conexión con la energía de los muertos