Los misterios del hospital encantado de Cáceres: "Aquella monja me tocó el brazo, cuando me giré ya no estaba"