El extraño ser visto una y otra vez en Cantabria: blanco, con una "cabeza descomunal" y sobre dos patas