Los espeluznantes humanoides de Castronuño: “Los perros comenzaron a dar unos alaridos desgarradores”