El crimen sucedido en la habitación 404 de un hotel de Logroño que pocos medios te han contado