¿Casualidad? Un conductor pasa bajo el acueducto de Lisboa y protagoniza un extraño fenómeno