Los bulos del Coronavirus: desde la orina infantil como cura hasta recluirse en nieve