Barbacena, la ciudad manicomio en la que murieron atrozmente 60.000 brasileños: Iker Jiménez advierte de la dureza de las imágenes