Los albinos, expuestos a secuestros, homicidios y mutilaciones como prácticas de brujería en Guinea Ecuatorial