Un colegio en Vallecas, sin libros ni deberes