Test, distancia de seguridad y una fiesta en el prado… la burbuja de seguridad de ‘Volando voy’