La versión coleccionista de Dying Light cuesta 340.000 euros y trae hasta pañales