El sexismo en los videojuegos existe pese a la igualdad de género entre los jugadores