Risto, a Rosa Rodero: ¿Qué sentido tenía matar a tu marido si compartían ideas?