Risto, y el dilema de sus oscuras gafas