Un vuelo de Ryanair, obligado todos los lunes a dar vueltas en el aire durante 20 minutos hasta la apertura del aeropuerto de Santander