Los supermercados lanzan un mensaje de tranquilidad: no habrá problema de distribución de alimentos