Sequedad de boca, nauseas, vómitos y parálisis muscular, algunos de los síntomas de infección por toxina botulínica