A ‘Todo es mentira’ no se le escapa nada: el descuido de Monago