El emotivo reencuentro de unos ancianos acaba con las lágrimas de Marta Flich y la ‘pullita’ de Lago a Risto