“No tenían permiso” y “No fueron encerrados”, el propietario del bar Koxka desmiente a Eduardo Inda