Mi tesoro: El Papa Francisco no deja que le besen el anillo