Sabemos por qué no se podía apagar el incendio de Notre Dame lanzando agua desde hidroaviones