El negocio del coronavirus: se agotan las mascarillas en todas las farmacias