La ‘solución milagrosa’ que promueven los negacionistas para curar el coronavirus deja ya 26 intoxicados