Miguel Lago cumple su promesa, a medias: no se tira en paracaídas pero manda a Fabián Pérez a asumir el reto