Nuevo ridículo de Martínez Almeida: intenta borrar sin éxito un grafiti en Vicálvaro