Marhuenda, el nuevo Jiménez Lossantos: El rey del insulto es suplantado