La investidura de Pedro Sánchez: el peor día de Cayetana Álvarez de Toledo