Las aventuras de Guilty Sánchez y Django Iglesias, la mano más rápida del Oeste para firmar pactos