La advertencia del vulcanólogo Pedro Hernández: “El problema en La Palma puede ser el dióxido de azufre”