Una celadora entre lágrimas denuncia que no se les considere personal sanitario: “Tenemos miedo”