Cayetana Álvarez de Toledo califica la primera sesión en el Congreso de “denigrante”