La Catedral de Santiago ha estado ‘enganchada’ al alumbrado público … ¡desde 1968!