Castelo, “el súperheroe hecho con lo blanco del jamón”, se vuelve loco en la cata