La similitud de la 'venda' de Miki con la de Pablo Casado: evitando admitir sus fracasos