La pregunta decisiva al futuro o futura alcalde de Barcelona: “¿Va a trabajar para unir o para desunir?”