Alex Rodenkirchen consigue lo imposible: Antonio Naranjo defiende a la cúpula de Podemos